1. Sabes, he conocido a alguien; él es sensible, tímido, algo antisocial, le gustan las mismas cosas que a mí, me hace reír. Claro que no es perfecto y tenemos nuestras diferencias, pero es todo lo que siempre quise de una persona.

    Me está empezando a gustar de verdad, cosa que no pasaba desde que te conocí. Y lo digo enserio, ningún chico había logrado sacarte de mi mente por tanto tiempo, pero él lo consiguió.

    No sé si esa es la razón de mi miedo, me he puesto un sinfín de excusas para evitar sentirme más atraída; como el que probablemente yo no le guste o no querer arruinar nuestra amistad, al pensar en eso me ha dado por evitarlo, soy horrible no, ignoro a la persona que podría hacerme feliz.

    El obstáculo que pasa recientemente por mi cabeza es “la sociedad”; yo no soy la más delgada ni bonita que hay, y él es delgado y no tan alto. Y eso ha originado que piense que lo mejor es que nada surja entre nosotros. Entonces pienso y caigo en la cuenta que no es tanto por eso, porque tu también eres delgado y no tan alto, aun así, si me dieras una oportunidad no la desaprovecharía, ni siquiera me lo pensaría para decirte que sí.

    Al final, después de pensar tanto mi modo de ser me di cuenta que la realidad es que aún no te he olvidado completamente, aun me pongo nerviosa al hablarte, eres lo primero que pienso cuando hablan de amor, quiero saber de ti en todo momento, y si volviera a haber una posibilidad entre tú y yo no la dejaría pasar. Ya han pasado tres años y eres feliz con alguien más, no puedo llamar a esto amor; más bien es dependencia, miedo a querer a alguien más, obsesión por lo que no llego a  pasar y no pasara, básicamente miedo a olvidarte, a dejar ir este amor no correspondido.

    No sé si pueda pasar algo entre esta persona y yo, no tengo la más mínima idea de si le gusto, pero lo mejor sería que no, he decidido olvidarme completamente de él, me arrepentiré, eso es seguro, no quiero querer a alguien mientras pienso en otra persona, no sería justo.

    Lo sé, es estúpido y cobarde dejar ir una oportunidad de volver a comenzar, por algo que ya se destruyó. Es solo que tengo miedo. 

Otlet's Shelf theme by Andrew LeClair & Rob Giampietro.